Historia

La idea de crear un fondo para jóvenes feministas surgió por primera vez en abril de 2008 durante una reunión sobre financiamiento coordinada por la Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo (AWID, por sus siglas en inglés), en  Marruecos. La reunión fue impulsada por cuatro factores clave:

  • Surgimiento del activismo joven feminista en todos los rincones del mundo y las necesidades de recursos que se derivarían de ese crecimiento y expansión;
  • La brecha entre el poco  financiamiento percibida por organizaciones jóvenes feministas en contradicción con el interés creciente de algunos donantes  en patrocinar a niñas y mujeres jóvenes;
  • La urgencia de promover alternativas sustentables y dar respuesta a las violaciones diarias de los derechos de niñas y mujeres jóvenes que las afectan  y que impactan a la sociedad en general.
  • La necesidad de movilizar nuevos recursos y aumentar los existentes para apoyar el trabajo innovador realizado por organizaciones y movimientos de los derechos de las mujeres a escala mundial, incluidas las jóvenes feministas.

Para generar ideas y poner a prueba la visión del fondo, AWID buscó obtener la colaboración del Fondo Centroamericano de Mujeres (FCAM), que posee una gran experiencia en Centroamérica en lo que concierne  al uso de un modelo inclusivo de apoyo al activismo dirigido por mujeres jóvenes. FRIDA se diseñó con base en investigación global de fondo que incluyó entrevistas con actores de la comunidad de financiamiento de mujeres, filántropos, agencias internacionales de desarrollo, redes feministas y mujeres jóvenes que trabajan en campo en diferentes lugares del mundo, todo ello con énfasis en el Sur Global.

En 2010, se llevó a cabo una encuesta a escala internacional de organizaciones de mujeres jóvenes en la que cientos de activistas compartieron tanto sus experiencias en modelos de patrocinio como sus recomendaciones para la creación del nuevo fondo.

En noviembre de 2010, un grupo de jóvenes activistas feministas y otras organizaciones feministas aliadas consolidaron el análisis y los conocimientos generados por la encuesta para así enmarcar la visión, los valores medulares y el papel de lo que ahora es: FRIDA.